«

»

Oct 14

Imprimir esta Entrada

CAMINO HACIA LA REDUCCIÓN DE RIESGO DE DESASTRES: DE KOBE AL 2015, MUCHO POR HACER

CAMINO HACIA LA REDUCCIÓN DE RIESGO DE DESASTRES: DE KOBE AL 2015, MUCHO POR HACER.

En la mañana del 26 de diciembre de 2004, un tsunami (sismo submarino)estimado inicialmente en 9.0 grados Ritcher y a 10 kilómetros de profundidad en el océano Indico, frente a las costas indonesias de Banda Aceh en Sumatra, impactó las costas tailandesas de Phangnga y Phuket, y, dos horas más tarde, las de Sri Lanka, la India y Maldivas, lo que ocasionó la muerte a cerca de 224 500 personas, dejando inicialmente sin hogar a más de cinco millones y provocando daños evaluados preliminarmente en 10 000 millones de dólares.
Apenas un mes después, 168 países, entre ellos Cuba, adoptaban en la II Conferencia Mundial sobre la Reducción de Desastres, celebrada en enero de 2005, en Kobe, prefectura de Hyogo, Japón, un Marco de Acción hasta el 2015, con el objetivo principal de reducir considerablemente las pérdidas que ocasionan los desastres en términos de vidas humanas, bienes sociales, económicos y ambientales, en las comunidades y los países. Pareciera que el consenso generado por los participantes marcaría una nueva era de trabajo que dejaría atrás la ocurrencia de desastres de estas magnitudes. Los discursos y presentaciones referían como prioridad nacional la reducción del riesgo de desastres, su identificación y evaluación como elemento indispensable en la disminución de pérdidas, y el establecimiento de sistemas de alertas tempranas con participación comunitaria y tecnología satelital. Otros participantes mostraron las buenas prácticas de sus países e instituciones en temas de educación, con la finalidad de crear o fortalecer una cultura de prevención y protección de la población, así como sus experiencias en preparación y planes de respuestas.

¿QUÉ HA PASADO DESDE LA ADOPCIÓN DEL MARCO DE ACCIÓN DE HYOGO?

Paradójicamente, el 2005 fue todo lo contrario a lo propuesto. Los peligros naturales una vez más pusieron al desnudo la verdadera causa de los desastres: la vulnerabilidad que genera la pobreza. Son precisamente los pobres y los grupos en situación social desventajosa los que más pierden y sufren en los desastres naturales, y no cuentan con medios para hacerles frente. Los hechos así lo demostraron. El 29 de agosto de 2005 el huracán Katrina, con categoría 4, impactó a Nueva Orleáns, convirtiéndose en lo que se considera el mayor desastre natural de la historia de los Estados Unidos de América desde el Huracán Okeechobee de 1928. Katrina causó la muerte a 1 836 personas y daños materiales por 75 000 millones de dólares estadounidenses. Muchos no se pueden explicar como la «primera potencia mundial» no pudo evitar las pérdidas de vidas humanas y ayudar a los afectados. La respuesta una vez más es la pobreza que caracteriza a la región, como consecuencia de la concentración de capitales y la no distribución de la riqueza en la sociedad. Las políticas neoliberales dejaron a grandes grupos de población (negros y latinos principalmente) sin ningún tipo de cuidado y prevención de su seguridad y posibilidad de vida digna.

Alfonso Gumucio, columnista de Bolpress, en su artículo «Bush, Fidel y Katrina», dio su visión sobre este desastre:

«La potencia más grande del mundo, tan dispuesta a iniciar guerras en cualquier rincón del planeta, ha mostrado su incapacidad para enfrentar un desastre natural, (…). ¿Qué hizo el gobierno de Bush?. Simplemente dijo: sálvese quien pueda, (…). Naturalmente, los que lograron salvarse fueron los más pudientes, los que podían irse a un hotel en otra ciudad, los que tenían vehículos para escapar, los que tenían dinero para comprar víveres. Los demás, los pobres, sufrieron las consecuencias. Nadie vino a ayudarles ni antes ni después».

También hizo referencia al proceder del gobierno cubano con relación al impacto que ocasionó Katrina en Estados Unidos:

«Al día siguiente del desastre, el gobierno de Cuba ofreció ayuda a la población de Nueva Orleáns. El presidente cubano, Fidel Castro, puso a disposición de Estados Unidos 1 586 médicos jóvenes dispuestos a trabajar gratuitamente en la zona del desastre. Todos ellos hablan inglés, y cada uno iba a viajar con una carga de 30 kilos de medicinas y equipos de primeros auxilios».

«La diferencia con Cuba es apabullante. No solamente Cuba demuestra su solidaridad inmediatamente, incluso con el país que agrede y hostiga a la isla desde hace 45 años, sino que constituye -de acuerdo a las Naciones Unidas- un modelo para la prevención de desastres».

«Nosotros ofrecemos formar profesionales
dispuestos a luchar contra la
muerte. Nosotros demostraremos que
hay respuestas a muchas de las tragedias
del planeta. Nosotros demostraremos
que el ser humano puede y
debe ser mejor. Nosotros demostramos
el valor de la conciencia y de la
ética. Nosotros ofrecemos vidas».

Fidel Castro Ruz

La ciudad de Nueva Orleans, luego del paso de Katrina (29 de agosto de 2005). La brecha en el dique del canal fue la causa de la mayor parte de la inundación de la urbe.El 4 de octubre de 2005 el huracán Stan comenzó a impactar a varios países de Centroamérica, causando inundaciones y deslizamiento de tierras generalizados en Guatemala, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, México, Belice y Haití. Las mayores pérdidas de vidas humanas fueron reportadas en Guatemala: 652 muertos y 557 desaparecidos; así como hubo gran cantidad de afectados en toda la región: México 1,9 millones; Guatemala 163 609 y Nicaragua 1 407.

Apenas cuatro días después, el 8 de octubre de 2005, un terremoto de magnitud 7.6 en la escala de Richter, tuvo lugar en la región de Cachemira, fronteriza entre India y Pakistán, siendo el terremoto más fuerte que haya experimentado la región en el último siglo.
El sismo afectó a Pakistán, India y Afganistán, dejando cerca de 42 000 muertos y más de
65 000 heridos. Se estima que un mínimo de tres millones de personas perdieron sus hogares, mientras que un total de cuatro millones de habitantes fueron afectados.

ESCALA RICHTER PARA MEDIR LA MAGNITUD DE LOS TERREMOTOS
Magnitud en Escala Richter Efectos del terremoto

Menos de 3.5                                                       Generalmente no se siente, pero es registrado.
3.5 – 5.4                                                            A menudo se siente, pero sólo causa daños menores.
5.5 – 6.0                                                                 Ocasiona daños ligeros a edificios.
6.1 – 6.9                                                        Puede ocasionar daños severos en áreas muy pobladas.
7.0 – 7.9                                                               Terremoto mayor. Causa graves daños.
8 o mayor                                         Gran terremoto. Destrucción total a comunidades cercanas.

Grandes terremotos a lo largo de la Historia


La fuerza de los movimientos es imparable.
Durante los últimos cien años cientos de miles de personas han perdido la vida en terremotos.

Los avances tecnológicos sólo han alcanzado a reducir ligeramente el número de muertos, pero la magnitud de los desastres continúa siendo imperturbable.

A continuación le ofrecemos un recuento de los peores temblores de tierra registrados en el último siglo.

Pakistán: 8 de octubre de 2005:
Un terremoto de 7.6 grados en el norte del país y la región de Cachemira mata a unas 75,000 personas y deja millones de damnificados.

Islas Nias: 28 de marzo de 2005
Alrededor de 1,300 personas mueren en un temblor de 8.7 grados en la escala Richter, en la costa de las islas indonesias de Nias, al oeste de Sumatra.

Irán: 22 de febrero de 2005
Cientos de personas mueren en un sismo de magnitud 6.6 con epicentro en una zona remota cerca de Zarand, en la provincia iraní de Kerman.

Indonesia: 26 de diciembre de 2004
Un terremoto de 8.9 grados agrieta el suelo del fondo del mar de la costa del noroeste de Sumatra, Indonesia, desencadenado un tsunami que viaja miles de kilómetros a través del Océano Índico.

Se trata del segundo mayor terremoto registrado en la historia, que dejó más de 200,000 muertos y miles de desaparecidos.

Marruecos: 24 de febrero de 2004
Al menos 500 personas murieron a consecuencia de un sismo que sacudió la costa mediterránea de Marruecos.

Irán: 26 de diciembre de 2003
Un fuerte temblor destruye la histórica ciudad de Bam, en el sur de Irán, dejando a su paso más de 26,000 muertos.

Argelia: 21 de mayo de 2003
Argelia sufre su peor terremoto en más de dos décadas. Al menos 2,000 personas murieron y unas 8,000 resultaron heridas en el temblor, que se dejó sentir también en España.

Turquía: 1 de mayo de 2003
Más de 160 personas, incluidos 83 niños, mueren a causa de un sismo en el sureste de Turquía.

China: 24 de febrero de 2003
Un temblor en la región de Xinjiang, al oeste de China, deja más de 260 muertos y destroza casi 10,000 casas.

Afganistán: 26 de marzo de 2002
Un fuerte terremoto de siete grados en la escala Richter sacude una remota región del norte de Afganistán, causando más de mil muertos y varios miles de heridos.

India: 26 de enero de 2001
Un terremoto de magnitud 7.9 en la escala Richter devasta el estado de Gujarat, al noroeste de la India.

Al menos 20,000 personas murieron y más de un millón perdieron sus hogares.

Taiwán: 21 de septiembre de 1999
Un temblor de 7.6 grados mata a casi 2,500 personas y causa daños en todas las localidades de la isla.

Turquía: 17 de agosto de 1999
Un terremoto de 7.4 grados sacudió las ciudades turcas de Izmite Istambul, dejando más de 17,000 muertos y muchos más heridos.

Afganistán: 30 de mayo de 1998
El norte del país es sacudido por un fuerte sismo que mata a unas 4,000 personas.

Irán: mayo de 1997
Más de 1,600 personas mueren en Birjand, al este de Irán, a causa de un temblor de magnitud 7.1 en la escala Richter.

Isla Sakhalin (Rusia): 27 de mayo de 1995
La isla de Sakhalin es sacudida por un gran terremoto de 7.5 grados, que se cobra la vida de casi 2,000 rusos.

Japón: 17 de enero de 1995
Un temblor devasta la ciudad japonesa de Kobe, dejando casi 6,500 muertos.

India: 30 de septiembre de 1993
Unas 10,000 personas mueres en el oeste y sur de la India.

Irán: 21 de junio de 1990
Unas 40,000 personas mueren a consecuencia de un sismo que sacude la provincia de Gilan, en el norte de Irán.

Armenia: 7 de diciembre de 1988
Un terremoto de 6.9 grados arrasa el noroeste de Armenia, matando a 25,000 personas.

México: 19 de septiembre de 1985
Un terremoto golpeó la capital mexicana en 1985 y dejó un saldo de al menos 9,500 personas muertas.

China: 28 de julio de 1976
La ciudad china de Tangshan queda reducida a escombros tras un temblor que se cobra además la vida de 250,000 personas.

Guatemala: 4 de febrero de 1976
El país centroamericano fue sacudido por un sismo de 7.6 en la escala de Richter. Se calcula que aproximadamente 25,000 personas perdieron la vida.

Nicaragua: 23 de diciembre de 1972
Hasta 10,000 personas mueren en la capital nicaragüense, Managua, a causa de un terremoto que mide 6.5 grados en la escala Richter.

Perú: 31 de mayo de 1970
Un terremoto en los Andes peruanos provoca un desprendimiento de tierra que entierra la ciudad de Yungay y mata a unas 66,000 personas.

Chile: 22 de mayo de 1960
El “terremoto de Valdivia” fue el mayor movimiento telúrico jamás registrado: marcó 9.5 grados en la Escala Richter y dejó más de 2,000 muertos.

A consecuencia del temblor, se generaron varias olas gigantes o tsunamis que borraron del mapa a ciudades enteras de la costa chilena y causaron víctimas mortales a cientos de kilómetros de distancia: 138 muertos en Japón, 61 en Hawaii y 32 en Filipinas.

Chile es uno de los países en que ocurren anualmente más temblores, debido a que gran parte de su territorio está expuesto al constante choque de las placas tectónicas de Nazca y de Sudamérica.

Japón: 1 de septiembre de 1923
El terremoto de Great Kanto, con su epicentro justo a las afueras de Tokio, se cobró la vida de 142,000 personas en la capital japonesa.

San Francisco: 18 de abril de 1906
La ciudad estadounidense es golpeada por una serie de violentas sacudidas que duran hasta un minuto. Entre 700 y 3,000 personas murieron a causa del derrumbe de edificios y los incendios generados por los temblores.

Sobre el Autor

Reynaldo