«

»

Oct 14

Imprimir esta Entrada

MARCO LEGAL DE LA REDUCCIÓN DE RIESGO DE DESASTRES EN CUBA

MARCO LEGAL DE LA REDUCCIÓN DE RIESGO DE DESASTRES EN CUBA

La reducción de riesgo de desastres naturales en Cuba es una prioridad. Su estrategia se sustentaen un marco legal que comprende leyes, decretos leyes, decretos, resoluciones ministeriales, entre otras, y cuenta con una sólida base institucional para su implementación y el control de su cumplimiento. Después del triunfo revolucionario en 1959, el gobierno comienza a adoptar las primeras medidas que avalan esta afirmación. En 1962 surge la Defensa Popular, como baluarte para la protección de la población y su economía contra las agresiones y sabotajes del imperialismo norteamericano y de los peligros naturales, la cual se transforma en Sistema de Medidas de Defensa Civil, mediante la Ley 1194, de julio de 1966. El Sistema se iría perfeccionando con nuevas experiencias y leyes, una de estas últimas es el Decreto Ley 170 del Sistema de Medidas de Defensa Civil, de mayo de 1997.
Treinta años después de su implementación, en 1996, la experiencia del Sistema de Defensa
Civil Cubano fue seleccionada en el Concurso de Buenas Prácticas del Programa de Naciones
Unidas para los Asentamientos Humanos (Habitat), patrocinado por la ciudad de Dubai,
Emiratos Árabes Unidos y catalogada como «Buena». Esta selección consideró la eficacia del
Sistema basándose en la sostenibilidad de la base legal creada en el país, en lo que se refiere a
la reducción de riesgo de desastres.
Entre los ejemplos de la base legal cubana en reducción de riesgo de desastres (3 Leyes, 7
Decretos Leyes, 13 Decretos, 21 Resoluciones Ministeriales y 1 Directiva), podemos citar:

1. La Ley 75 de la Defensa Nacional, del 21 de diciembre de 1994.
En su Capítulo XIV se define el Sistema de Medidas de Defensa Civil y se otorgan responsabilidades a los Presidentes de las Asambleas Provinciales y Municipales del Poder Popular como líderes de Defensa Civil en sus respectivos territorios. Establece también que las medidas de defensa civil sean coordinadas y ejecutadas por los organismos estatales, las entidades económicas y las instituciones sociales. En esta ley se establecen además las principales medidas que deben cumplirse para la protección de la población y la economía.

2. El Decreto Ley No. 170, del Sistema de Medidas de Defensa Civil.
Como cuerpo legal específico referente a la Defensa Civil define ampliamente todos los aspectos relacionados con la reducción de riesgo de desastres en la República de Cuba. En su fundamentación se expresa: «Es necesario desarrollar un sistema de medidas de defensa civil que permita prever y minimizar las afectaciones por la ocurrencia de desastres naturales u otros tipos de catástrofes que ocasionan al país cuantiosas pérdidas humanas, materiales y otros trastornos sociales, económicos y ambientales, que inciden negativamente en el desarrollo y requieren para su reducción de la acción coordinada de las fuerzas y recursos existentes en el territorio nacional, así como de la ayuda y cooperación internacional …)» Es en este Decreto donde por primera vez se define la «reducción de desastres» como el «conjunto de actividades preventivas, de preparación, respuesta y recuperación, que se establecen con la finalidad de proteger a la población, la economía y el medio ambiente, de los efectos destructivos de los desastres naturales u otros tipos de catástrofes».

3. La Ley No. 77, de la Inversión Extranjera.
Esta ley establece en su Disposición Especial: «Las empresas mixtas, los inversionistas nacionales y extranjeros partes en contratos de asociación económica internacional, y las empresas de capital totalmente extranjero, están sujetas a las regulaciones que se establezcan en materia de protección contra catástrofes y desastres naturales».

4. Decreto Ley No. 262, Reglamento para la compatibilización del desarrollo económico-socialdel país con los intereses de la defensa.
Establece la consulta obligatoria de todas las inversiones realizadas en el país al correspondiente nivel de Defensa Civil, con el fin de incorporar las medidas de reducción de riesgo de desastres. Esto incluye a los planes, programas y proyectos de desarrollo nacional.
Además hay otros reglamentos y normativas, a nivel sectorial, que se refieren a aspectos particulares relacionados con la reducción de riesgo de desastres, tales como:

Norma cubana de Cargas de Vientos: Establece las cargas básicas de viento en cada región del país que deben tomarse para los cálculos estructurales de los edificios. .

Norma cubana de Carga para Sismos: Fija los parámetros de cálculo de edificios según la
zonificación sísmica del país. .

Norma Técnico Ingeniera de Defensa Civil: Establece las medidas que deben cumplirse referentes a los principales aspectos económicos relativos a la prevención de desastres.

De manera sistemática la Defensa Civil Cubana realiza un análisis objetivo de las situaciones de desastres que afectan al territorio nacional, con la finalidad de evaluar los diferentes elementos que reducen los riesgos de desastres y adoptar las decisiones pertinentes para perfeccionar los mismos.
Como resultado de estos análisis, en particular de la temporada ciclónica de 2004, la máxima dirección del país, reafirmó la importancia que para el desarrollo y bienestar de la población cubana tiene la reducción de riesgo de desastres. Por tal motivo se aprobó por el Vicepresidente del Consejo de Defensa Nacional, Raúl Castro Ruz, la Directiva No.1, para la planificación, organización y preparación del país para situaciones de desastre, puesta en vigor el 20 de junio de 2005.

ENTRE LOS ASPECTOS QUE ESTABLECE LA DIRECTIVA NO. 1, SE ENCUENTRAN:

1. La aprobación del estudio «Apreciación de los peligros de desastres en Cuba».

2. Las decisiones para enfrentar situaciones de desastres y los planes de reducción de desastres, en las diferentes instancias, de acuerdo con la «Idea general para organizar el proceso de reducción de desastres en el país».

3. La integración de la planificación del Ciclo de Reducción de Desastres al proceso de elaboración del Plan Económico y Social del país, a los diferentes niveles.

4. Los «Parámetros y plazos para el establecimiento de las fases ante las diferentes situaciones de desastres».

5. El cumplimiento, por los organismos y órganos del Estado, las entidades económicas y las instituciones sociales para cada fase y tipo de desastre, de las «Principales medidas generales para la protección de la población y la economía en el ciclo de reducción de desastres».

Ello ha permitido perfeccionar los mecanismos establecidos, para incluir el peligro y la reducción del riesgo de desastres en el proceso de desarrollo integral del país y en los proyectos de inversión, el aseguramiento financiero y material de las medidas de Reducción de Desastres, con énfasis en el nivel local; así como determinar con objetividad el rol de cada órgano, organismo, entidades e instituciones sociales en el proceso de reducción de riesgo de desastres.

Sobre el Autor

Reynaldo