«

»

Oct 14

Imprimir esta Entrada

RESUMEN DE DESASTRES NATURALES A NIVEL MUNDIAL

Estadísticas y tendencias principales de los desastres

 

 

 

 

 

 

 

 

«Si hubiéramos tenido buenos sistemas de alerta temprana, menos personas hubieran muerto en el tsunami del océano Índico. Si hubiéramos tenido escuelas, viviendas y hospitales más seguros en el norte de Pakistán, decenas de miles no hubieran perdido la vida. Si hubiéramos tenido mejores diques en Nueva Orleáns, los que vivían en las partes bajas de la ciudad no hubieran visto su vidas devastadas».

Jan Egeland, Subsecretario General de las Naciones Unidas
para Asuntos Humanitarios

En el 2006 las estadísticas de desastres contabilizaron 31 000 víctimas en todo el mundo, de
ellas 5 778 en el terremoto de mayo en Yogyakarta, Indonesia, y 43 000 millones de dólares en pérdidas económicas, lo cual está por debajo del promedio de los últimos treinta años (56000 muertos por año). Sin embargo, las cifras a largo plazo ponen de manifiesto un aumento apreciable del número de desastres, así como de sus devastadores efectos en las poblaciones y los bienes económicos y sociales que destruyen. El día 15 de agosto del 2007 un terremoto con una magnitud de 7,9 en la escala de Richter, tuvo como epicentro el mar, a 60 Km al oeste de Pisco, perteneciente a la región Ica -Perú. Según cifras oficiales hubo 519 muertos, 1 291 heridos, 47 225 viviendas destruidas, 44 927 viviendas inhabitables y 44 810 viviendas afectadas.

En la última década, el número de desastres naturales y tecnológicos aumentó; entre 1994 y 1998, la media anual fue de 428, mientras que entre 1999 y 2003 acusó un aumento de dos tercios, cifrándose en 707. El mayor aumento fue de 142% y se registró en países de bajo desarrollo humano (BDH).

Los desastres de origen hidrometeorológico y de origen geofísico se han vuelto más comunes, pues en el curso de la década, su frecuencia acusó un aumento de 68% y 62%, respectivamente.

No obstante, los desastres relacionados con el clima siguen siendo los más frecuentes, ya que en la última década, la proporción fue de nueve a uno respecto a los desastres de origen geofísico. Los desastres naturales más frecuentes en África, Asia y Europa son las inundaciones, mientras que en las Américas y Oceanía son los huracanes.

En el año 2003, los desastres dejaron un saldo de 77.000 muertos, el triple que en 2002 y los más castigados fueron países de desarrollo medio y alto; en Europa, se cobraron 31.000 vidas, principalmente la ola de calor del mes de agosto. Esta cifra es ocho veces más alta que la media europea anual de muertos en desastres de los nueve años anteriores.

A escala mundial, la sequía y la hambruna fueron los desastres más mortíferos de la década, pues habiendo cobrado 275.000 vidas, como mínimo, desde 1994, contabilizan casi la mitad del total de los desastres naturales en su conjunto. En los 10 últimos años, la sequía y la hambruna dejaron un saldo de más de 1.000 muertos por desastre; los terremotos, una media de 370 por desastre, y las temperaturas extremas, más de 300 por desastre.

A pesar del mayor número de desastres, la media anual de muertos disminuyó, pasando de 75.000, en el quinquenio 1994-1998, a 59.000 en el quinquenio 1999-2003. Por el contrario, en ese mismo período, el número de damnificados no cesó de aumentar; en los cincos primeros años de la década, la media ascendió a 213 millones y en la segunda mitad registró un aumento de 40%, cifrándose en 303 millones por año.

Las consecuencias varían enormemente en función del nivel de desarrollo humano de los países castigados por desastres. En la última década, la media de muertos por desastre fue de 44 en países de alto desarrollo humano (ADH) y de 300 en países de BDH.

En los países de ADH, los desastres causaron daños por un valor de 318 millones de dólares en término medio, es decir, 11 veces más que la media de 28 millones de dólares de los países de BDH, pero las estadísticas no recogen el impacto mucho más devastador que tuvieron los desastres en el PIB de los países más pobres.

Anteriormente hemos reparado en las cinco catástrofes naturales más mortales entre 1770 y 1931, razón por la que en esta oportunidad continuaremos centrándonos en estos desastres naturales mortales pero desde 1970 hasta nuestros días.

Todos estos hechos que mencionamos son acontecimientos naturales de una considerable magnitud que han afectado al lugar del hecho (y aledaños) y se han llevado miles y miles de vidas causando un gran dolor y tristeza a nivel mundial. Así que nadie puede estar ajeno a estos penosos desastres de la madre naturaleza.

Para comenzar con este top five de desastres naturales mortales (ordenados de forma cronológica) tenemos al Terremoto de Perú ocurrido el 31 de mayo de 1970, el cual ha causado entre 30.000 y 50.000 muertes. El seísmo, que fue de 7,9 grados y se originó a 35 km al oeste de Chimbite, dio lugar a una enorme avalancha de hielo, rocas y barro que se desprendió de la cumbre del nevado Huascarán y terminó sepultando al pueblo de Yungay. Sobre este pueblo es importante conocer que tenía una población de 20.000 habitantes y luego de este desastre natural la población se redujo a 400 habitantes.

El segundo desastre natural nos sitúa en noviembre de 1970 en Pakistán, en el lugar de lo que hoy se conoce como Bangladesh. Se trata del Ciclón Bhola que con ráfagas que superaron los 222 km por hora terminó con la vida de 500.000 personas y generó impresionantes daños: 400.000 casas destruidas, 280.000 vacas muertas, 90.000 barcas de pesca y la lista continua. Incluso el Centro Nacional de Huracanes en Coral Glabes manifestó que este ciclón ha sido el más mortífero de la historia.

La tercera catástrofe natural más mortal es el Terremoto de Tangshan ocurrido en China en julio del año 1976. Este terremoto de 7,5 grados tuvo entre 242.000 y 655.000 víctimas. Fue un terremoto que en solo 16 segundos se llevo esta cantidad de vidas y redujo en escombros gran parte de la ciudad de Tangshan.

Avanzando en el tiempo nos topamos con el Terremoto de Irán ocurrido en 1990 que puso fin a 40.000 vidas. Sucedió ni bien iniciado el verano. Con 7,7 grados de magnitud, este terremoto movilizó las costas del mar Caspio destruyendo las provincias de Zanjan y Gilán, sepultando pueblos enteros y hay que añadir que la réplica de este terremoto destruyó la presa de Rash, la cual originó una avalancha de barro que enterró a muchas personas.

grafico

Por último, en quinto lugar, está el Tsunami del Índico que puso un manto de tristeza y desolación en la Navidad del 2004. Se estima que el tsunami causó aproximadamente más de 300.000 víctimas. Este desastre natural tuvo una magnitud de 9 grados con epicentro próximo a la costa de Sumatra, provocando que el fondo del mencionado océano se desnivelara varios metros y se provocara una ruptura a lo largo de una falla que supera los 1.500 km. El maremoto originado dio lugar a olas inmensas, a que algunas islas se sumergieran un poco y a que otras islas se elevaran. Y  las olas producidas inundaron y se llevaron consigo las costas de Indonesia, Sri Lanka, Tailandia, Malaisia, India, Myanmar y Sumatra e incluso arribaron hasta el cuerno de África, en Somalia ¿Saben cuanta energía se calcula que desprendió el tsunami? Se estima que es la energía de 23.000 bombas atómicas como la de Nagasaki.

Fuente: El Pais

Sobre el Autor

Reynaldo